Impuesto a la Renta Financiera

Alternativa para gravar la renta financiera

Autor: Héctor Roberto Morano

 

Ampliando lo ya expresado en “Renta Financiera", mi anterior trabajo publicado en esta página, entiendo conveniente expresar algunos conceptos para que se entienda bien el propósito de la propuesta allí detallada.

 

A este respecto, resulta necesario tener en cuenta circunstancias globales que envuelven la propuesta original. Ellas son:

 

  1. Déficit de las cuentas públicas
  2. Alto nivel inflacionario
  3. Complejo entramado jurídico
  4. Preservación del ahorro

 

En su momento, se propuso aplicar un impuesto nuevo a una tasa del 0,2 % para todas las compras de activos financieros, circunscriptos a LEBAC y Operaciones de Bolsas dentro del país, sin importar la calidad del comprador. Hemos visto que, la recaudación resultaría ser muy importante y ayudaría de manera inmediata a las arcas fiscales.

 

La alternativa del proyecto de reforma fiscal elevado al Congreso Nacional, que está a estudio, se dirime en un contexto inflacionario muy alto. Esto deriva  en tener que establecer definiciones particularizadas para los distintos activos financieros, de manera tal que, se pueda separar la renta real de la inflación contenida en las operaciones. Además, al estar contenida en el Impuesto a las Ganancias, queda atada a su regulación.

 

En el caso de los bonos externos emitidos por el Estado Nacional, que tienen exención impositiva por cláusula de emisión, no se podrá cambiar esa condición sin afrontar consecuencias legales.

 

Por último, se trata de preservar el ahorro, que resulta ser muy bajo en nuestra arquitectura financiera global. Por ello, aplicar un impuesto sobre los Plazo Fijo atentaría contra este propósito.

 

El tema pasa por alcanzar tributariamente a las operaciones donde el capital resulta más orientado a la especulación que al ahorro. En la actualidad, la suscripción de LEBAC y las Operaciones de Bolsa se identifican como más vulnerables al concepto de inversión permanente y más bien, tienen un matíz especulativo.

 

En este sentido, como la propuesta se basa en gravar la compra, quienes más permanezcan en su inversión, menos impuestos pagarán. Inversamente, quienes tengan una actividad intensa de compra estarán más expuestos al impuesto.

 

El hecho de gravar la compra solamente, permite al inversor saber qué costo tendrá que soportar por esa inversión al momento de hacerla. Esto le ayuda a definir de antemano el posible rendimiento de la misma.

 

Como el impuesto no admite las exenciones objetivas ni subjetivas, que sí tiene el Impuesto a las Ganancias, se amplía la base de imposición. Por eso, una tasa baja como la del 0.2% entra en un perfil de indiferencia.

 

Por supuesto, este impuesto debe ser tomado como “Temporal” y al sólo efecto de ayudar a la deficitaria caja del Estado. Se supone que, si el Fisco Nacional equilibra sus finanzas, habrá menos emisión monetaria y las licitaciones de LEBAC disminuirán, ergo, el impuesto deja de tener sentido.

 

 

Para fijar más el concepto recaudatorio, a manera de ejemplo, a continuación se expresa el resultado de la subasta de LEBAC del 19 de setiembre de 2017 comunicado por el Banco Central de la República Argentina.

 

PLAZO

OFERTADO

ADJUDICADO

TASAS DE CORTE

OCT. – 28 DÍAS

205.353

203.397

26.50

NOV. - 56 DÍAS

51.522

52.521

26.90

DIC. –  91 DÍAS

61.858

61.856

27.00

FEB. – 154 DÍAS

27.531

27.529

27.30

ABR. – 210 DÍAS

21.580

21.580

27.35

JUN. – 274 DÍAS

71.716

71.463

27.35

TOTALES

439.560

438.346

 

(Cifras en millones de pesos)

 

De este ejemplo, se visualiza bien el carácter de lo invertido. El 46% se concentra en el muy corto plazo. Esto refuerza el concepto de falta de permanencia de la inversión.

 

Por otro lado, en una sóla licitación se hubiesen recaudado 876 millones de pesos. Si se pondera a 4 subastas mensuales, la recaudación alcanzaría a 3.506 millones de pesos y anualmente representaría 42.081 millones de pesos. Esto varía según lo subastado.

 

En lo que respecta a las operaciones de bolsa, suponemos, en promedio, una actividad de 80 millones de pesos diarios. Si esto se calcula a sobre una gestión mensual de 20 días, el monto operado rondaría los 1.600 millones mensuales. Ponderado anualmente, estaríamos en los 19.200 millones. Aplicando el .2% se obtendrían 38,4 millones adicionales a los mencionados en el párrafo anterior.

 

Como corolario, se puede decir que esta propuesta es de fácil aplicación e implementación y no reconoce posibles evasiones.

 

 

 

 

 

¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO