Partidos Políticos

La Ley 23298/85 regula la formación, existencia y funcionamiento de los partidos políticos.

Los principios generales enumerados en la ley, son los siguientes:

  1. Garantía de agrupación en partidos políticos democráticos.
  2. Incumbencia en la nominación de candidatos para cargos públicos.
  3. Tener un grupo de electores unidos por un vínculo permanente.
  4. Ser una organización estable con funcionamiento reglado por la carta orgánica.

El resto de la ley transita regulando  la vida y organización interna de las agrupaciones políticas, así como su representatividad jurídica.

 

Es interesante destacar que, en el caso del punto 2.; la ley no  ha profundizado sobre la formación de los candidatos que se nominen. Esta omisión, no es menor, ya que no se adentra en el “para qué” son nominados los candidatos, que a la postre son los que deberán servir desde el Estado  al bienestar de sus habitantes.

 

En el sentido de lo comentado, la propuesta de este trabajo es reforzar lo ya comentado en “Idoneidad y Estado”, otra publicación en esta misma página, donde se propuso la creación de la escuela de gobierno.

 

No es que la ley 23298 excluya este concepto, sólo que queda a potestad de cada partido. De hecho ya hay partidos que están incursionando en su desarrollo. El problema es que es discrecional y no obligatorio. La obligatoriedad tiene sus ventajas, y trataré de justificarlas.

 

La escuela de gobierno debiera ser la institución formativa de los administradores del Estado, sean para cargos electivos o no. Los mejores formados de acuerdo a sus méritos deberian ser los más aptos para ejercer estos roles.

 

Aclaro que, no se trata  que una minoría calificada acceda a un lugar de administración del Estado. Se trata que quienes puedan llegar tengan la idoneidad necesaria para ejercer su rol y así brindar mayores beneficios al resto de los habitantes.

 

Además, en el caso de cargos electivos este valor es trascendente. Las discusiones parlamentarias se verían enriquecidas y se elevaría el nivel de los debates. En conclusión, todos nos beneficiaríamos.

 

Acceder a información sobre funcionamiento del Estado, Sistema Financiero y Bursátil, Relaciones Laborales, Relaciones Internacionales, Sistemas Productivos, Ecosistemas, Derecho Internacional, etc., sería un gran nutriente para luego poder ejercer con solvencia un puesto de administración o de debate parlamentario.

 

En la actualidad, en los puestos electivos, la falta de este concepto dentro de la ley 23298 se cubre parcialmente por via de contratación de asesores. Esto termina siendo muy discrecional y poco orgánico.

 

Por otro lado, el tránsito por la escuela de gobierno mejoraría la representatividad de cada partido político y reforzaría la discusión interna para elegir a sus mejores representantes.  

El Estado  podría proporcionar el acceso a estos conocimientos mediante cursos específicos para partidos políticos. Éstos podrán apropiarse de esos conocimientos y adecuarlos a sus propios pensamientos partidarios.

 

En conclusión, mejorar el conocimiento y preparación de la clase dirigente es el primer paso para mejorar el país en su conjunto. Si bien la idoneidad no garantiza absolutamente la total probidad para ejercer un cargo, es una condición necesaria para que ello ocurra.

¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO