Funcionarios judiciales

Autor: Carlos Martín

Creo que la falta de justicia es una de las razones de la decadencia. El ciudadano no tiene forma de hacer respetar sus derechos constitucionales, pues la supuesta Justicia ha demostrado que sus integrantes están muy lejos, en su gran mayoria, de tener un mínimo de decencia.
 
En este país, llegar a un juicio para intentar defender los propios derechos pasa a ser un boomerang: aún con toda la razón de parte de uno, siempre se pierde. Los abogados, en vez de conducir su acción en la dirección que las leyes marcan, utilizan todo tipo de maniobras para "torcer" la historia. 
 
Curiosamente, los Colegios de Abogados, apañan conductas de sus afiliados que están totalmente reñidas no sólo con la ley, sino también con la ética y la hombría de bien. De dichos Colegios, verdaderos refugios de inmorales, surgen los contactos con la Politica, que permiten la aparición de fiscales y jueces que luego decidirán sobre nuestras vidas. He vivido varias situaciones que me han sorprendido, desgastándome de tal forma durante años que me han permitido darme cuenta que la justicia no existe. 
 
Pocos son los abogados y funcionarios de la Justicia en los que se puede confiar. Los Jueces se creen seres superiores al resto de los ciudadanos, gozando de enormes beneficios; realmente, indignante. 
 
Por tanto, una propuesta para un País mejor sería que todos los fiscales y jueces sufran una profunda revisión de su historia (habría que recurrir a revisores independientes, incluso de otras profesiones -¿por qué un ingeniero, o un contador, por ej., no podría evaluar la conducta de un juez?) , desde la forma en que llegaron a sus posiciones, incluyendo el análisis de los concursos, las instancias de su carrera, sus bienes, sus fallos, de manera que se pueda concluir su idoneidad e integridad.
 
También sería necesario revisar el funcionamiento de los Colegios de Abogados: ¿por qué actúan de manera corporativa, en vez de intentar salvaguardar la integridad de la profesión?
 
Otra propuesta está orientada al acceso a la Política, incluyendo -de la misma forma que para la Justicia- una revisión de la historia de los candidatos. No es posible que tengamos funcionarios sólo orientados al robo y beneficio personal.
 
Como en otros países, los políticos deberían ser ciudadanos viviendo en forma normal, sin privilegios, sin choferes, sin viáticos, sin jubilaciones de privilegio, competentes, íntegros... en fin, algo muy alejado de lo que hoy vemos....

 

¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO