Sonda aterriza en Marte

La polinización y la agricultura

 

El Cronista -22/11/2017

ESTOS EMPRENDEDORES USARON CIENCIA PARA QUE LAS ABEJAS MEJOREN EL NEGOCIO DEL AGRO

UNA STARTUP ARGENTINA BUSCA GENERAR UN NEGOCIO UNIENDO CIENCIA, TECNOLOGÍA Y LAS NECESIDADES DEL CAMPO. QUIEREN CONVERTIR A LAS ABEJAS UN DIFERENCIAL DE PRODUCTIVIDAD Y COMPETITIVIDAD. 
Por SEBASTIÁN DE TOMA - 21 de Noviembre 2017
Estos emprendedores usaron ciencia para que las abejas mejoren el negocio del agro
 
 

Beeflow nació a partir de la vinculación que hizo Matías Peire, CEO de Grid Exponential —una company builder que desarrolla e invierte en startups de base científica— entre Matías Viel (administrador de empresas, 26), Pedro Negri y Agustín Saez (dos doctores en Biología, 34 y 35). “En Grid Exponential habían pasado tres años relevando proyectos del Conicet para ver cuáles tenían potencial de desarrollarse en empresas de alto impacto”, explica Viel, cofundador y actual CEO de Beeflow, una empresa que busca maximizar la producción cuidando un activo muchas veces ignorado: el de la polinización gracias a abejas.

“No conocía nada del mundo científico, pero por suerte Negri y Saez son dos investigadores del Conicet con más de siete años de experiencia en estudios vinculados a la polinización de cultivos y la sanidad de las abejas”, dice. Se complementaron: los biólogos tenían el conocimiento científico vinculado a la polinización de cultivos y a la sanidad apícola pero “no sabían cómo armar una empresa”. Viel, tras entender que el 70 por ciento de los cultivos de todo el mundo dependen —en alguna medida— de la polinización y que el mundo atraviesa una profunda crisis poblacional de las abejas, comenzó a estudiar la situación en la Argentina. “Entrevistamos a muchos actores del ecosistema para diseñar una solución y nos encontramos con mucho desconocimiento de parte de los productores agrícolas e ingenieros agrónomos”, explica. Beeflow propone algo diferente: brindar servicios de polinización profesionales usando abejas pero aplicando tecnología para aumentar la cantidad, calidad de frutas y semillas producidas.

Para llevarlo a cabo, se contactan con los apicultores de la zona y les alquilan las colmenas. A través de un manejo especial, basado en biotecnología, consiguen desarrollar abejas fuertes e "inteligentes" para polinizar los cultivos de una forma más eficiente respecto a abejas "normales". Trabajan con moléculas 100 por ciento orgánicas y su servicio no produce ningún perjuicio para las abejas sino que buscan aumentar la producción agrícola mientras resguardan su salud. El servicio que brindan dura lo que dura la floración de los cultivos. Una vez que esta finaliza, termina el servicio y el productor paga un valor por hectárea. Luego, las colmenas vuelven al apicultor junto con el pago por el alquiler de sus colmenas. “Con este modelo de negocio de triple impacto buscamos también beneficiar a los apicultores para que puedan profesionalizarse”, indica Viel.

El “caso testigo”, que lo empezó todo, ilustra su efectividad. Lograron, con sus métodos de polinización, incrementar la cosecha de kiwis en la zona cercana a Mar del Plata en un 90 por ciento por héctarea. Ahora, se proponen empezar a trabajar con almendras en Mendoza, arándanos en Entre Ríos y manzanas en Río Negro. En cada uno de esos lugares están armando equipos de trabajo locales para que los ayuden a poner en marcha las tareas. Para la temporada 2017/18 estiman una facturación de US$ 90.000. Un comienzo modesto pero con un futuro que parece promisorio, ya que están por lanzar su empresa en los Estados Unidos: hace pocas semanas fueron seleccionados por IndieBio, la aceleradora de startups de biotecnología más grande del mundo, para participar de su próximo programa de aceleración. En este sentido, recibieron una inversión de parte de SOSV y, con ella, comenzarán a trabajar en California a partir de diciembre de este año.

¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO