Contra el cáncer

Infobae 01/10/2018

Premio Nobel de Medicina: qué es y cómo funciona la revolucionaria inmunoterapia contra el cáncer

Los ganadores James P. Allison y Tasuku Honjo estudiaron el comportamiento de diferentes proteínas que impedían una respuesta mayor del propio sistema inmunológico contra los tumores

El estadounidense James P. Allison, desde el MD Anderson Center en Texas, y el japonés Tasuku Honjo, de la Universidad de Kyoto, compartieron el galardón por sus estudios en paralelo sobre proteínas que debilitan al sistema inmunológico, y la posibilidad de bloquearlas para permitir que éste se lance más rápida y eficientemente sobre los tumores.

En el caso de Allison su descubrimiento clave se dio en 1995 cuando junto a su equipo técnico detectó la proteína CTLA-4, que actúa como un "freno" para el sistema inmunológico.

 
Tasuku Honjo y James P. Allison, ganadores del Nobel de Medicina 2018
Tasuku Honjo y James P. Allison, ganadores del Nobel de Medicina 2018

Entonces, el médico comprendió el potencial de bloquear esta proteína para permitir que las células inmunológicas actúen libremente sobre las células tumorales.

Esto llevó al desarrollo del exitoso anticuerpo monoclonal Iplimubab, ya admitido en Estados Unidos como medicamento en la lucha contra el cáncer con el nombre comercial Yervoy.

Por su parte Honjo trabajó a la par desde la Universidad de Kyoto y descubrió en 1992 un mecanismo de disminución de la acción del sistema inmunológico a través de la proteína PD-1.

 
CTLA-4 y PD-1, las dos proteínas que funcionan como “frenos” del sistema inmunológico y que pueden ser bloqueadas para permitirle destruir las células cancerosas (Premio Nobel)
CTLA-4 y PD-1, las dos proteínas que funcionan como “frenos” del sistema inmunológico y que pueden ser bloqueadas para permitirle destruir las células cancerosas (Premio Nobel)

De esta forma, trabajó la posibilidad de fortalecer el sistema inmunológico bloqueando los receptores de la PD-1, utilizando diferentes medicamentos desarrollos a partir de sus estudios.

Como recordó la Academia Sueca al momento de anunciar el premio, las terapias basadas en el trabajo de Honjo han tenido un enorme éxito en la lucha contra el cáncer, incluyendo los desarrollados en pulmones y riñones, así como también los linfomas y melanomas.

Estos tratamientos con anticuerpos monoclonales "anti checkpoint" son parte de una revolución en la lucha contra el cáncer, conocida como "inmunoterapia con inhibidores de chekpoints"

El cáncer y la inmunoterapia

En el mismo comunicado se recuerda que el cáncer comprende una serie de enfermedades caracterizadas por la proliferación descontrolada de células anormales que se diseminan por tejidos y órganos sanos. Aunque existen numerosos enfoques para su tratamiento, incluyendo cirugías, radiaciones y quimioterapia, los tumores más avanzados son muy difíciles de tratar.

 
Durante la presentación del galardón compartido a Tasuku Honjo: la explicación de los “frenos” en los linfocitos T que reducen la efectividad del sistema inmunológico contra el cáncer (AFP)
Durante la presentación del galardón compartido a Tasuku Honjo: la explicación de los “frenos” en los linfocitos T que reducen la efectividad del sistema inmunológico contra el cáncer (AFP)

A finales del siglo XIX y principios del XX comenzó a pensarse en la posibilidad de activar o potenciar el sistema inmunológico para permitirle destruir las células tumorales, aunque los avances fueron lentos.

Una de las propiedades fundamentales del sistema inmunológico es su capacidad de discriminar entre estructuras "propias" y "ajenas", como bacterias, virus y otras amenazas.

Los linfocitos T, un tipo de glóbulo blanco, son esenciales en este proceso ya que poseen receptores que se adhieren a estructuras "ajenas", desencadenando una respuesta inmunológica. Pero para lanzar una respuesta potente hacen faltan proteínas adicionales que aceleran la acción de los linfocitos T. Otras proteínas funcionan, en cambio, como frenos para los linfocitos T.

 
El galardón compartido a James P. Allison: sus estudios en ratones en torno a la proteína CTLA-4, que “frena” el sistema inmunológico contra el cáncer (AFP)
El galardón compartido a James P. Allison: sus estudios en ratones en torno a la proteína CTLA-4, que “frena” el sistema inmunológico contra el cáncer (AFP)

Este delicado equilibrio es necesario para poder controlar la respuesta del sistema frente a agentes externos evitando al mismo tiempo una reacción excesiva que pueda dañar células y tejidos sanos. Pero a menudo tiene problemas en detectar a tiempo células tumorales, que en un comienzo pueden parecer normales, debilitando o ralentizando la respuesta del cuerpo ante la amenaza.

Tratamientos como los desarrollados por Allison y Honjo se basan precisamente en estas premisas, identificando las proteínas que funcionan como aceleradores y frenos para la respuesta del sistema inmunológico sobre los tumores, y actuando sobre ellas.

Hasta el momento el trabajo de Honjo y el bloqueo de la proteína PD-1 ha arrojado mejores resultados que los recolectados por Allison bloqueando a la CTLA-4. Pero la combinación de ambas terapias está mostrando ser aún más efectiva que cualquiera de las dos por separado, lo que ha inspirado una nueva ola de investigaciones en un campo muy prometedor.

 

 

Infotechnology 28.09.2018

FIN DEL AIRE ACONDICIONADO: INVENTAN "PINTURA MÁGICA" QUE ENFRÍA LA CASA

EL DISPOSITIVO QUE CAMBIÓ LA FORMA DE REFRIGERAR INTERIORES PODRÍA NO EXISTIR EN EL FUTURO. ASÍ FUNCIONA LA TECNOLOGÍA PARA REEMPLAZARLOS.28 de Septiembre 2018
Fin del aire acondicionado: inventan "pintura mágica" que
 enfría la casa
 
 

El aire acondicionado del futuro podría no existir. No porque no haya avances en la tecnología, sino porque el dispositivo como hoy se lo conoce podría ser reemplazado por una vieja técnica: el encalado.

Antes de que Willis Carrier inventara el acondicionador de aire eléctrico en 1902, unas de las pocas formas de combatir el calor que tenía la humanidad era simplemente pintar sus casas de blancocon una mezcla de cal y sal.

Los equipos de aire acondicionado son una solución mágica al problema y con el diseño split, basta con pasar una manguera para instalar uno. Pero a su vez puso en discusión otros temas: ¿cuánta energía consumimos? ¿es sustentable usarlos si dañan la capa de ozono? Enfriar el interior de los edificios para calentar el resto del mundo podría no ser la mejor idea.

Pero estos no son la única alternativa. Existe un fenómeno llamado “enfriamiento radiativo diurno pasivo” o PDRC, por sus siglas en inglés, por el cual una superficie puede enfriarse al reflejar la luz del sol e irradiar su calor a la atmósfera. En pocas palabras, son superficies que pierden calor constantemente, aún bajo los rayos del sol. Con materiales como estos, la vieja técnica del encalado podría competir con los aires acondicionados.

Desarrollar esta clase de materiales es un desafío, pero ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia creó un recubrimiento PDCR de alto rendimiento que funciona como un enfriador espontáneo. Es un polímero poroso que refleja la luz solar. Así, consiguieron una reflectancia del 96% y una emisión térmica del 97%, dos cualidades que les valió entrar en negociaciones con algunos fabricantes.

Las pruebas de esta nueva pintura demostraron que puede rebajar hasta seis grados en el desierto de Arizona y tres grados en un ambiente tropical como Bangladesh. Todavía no está a la venta, pero una solución como está no debería tardar en llegar al público masivo, especialmente en un momento como éste donde la sustentabilidad es una prioridad.

Infobae 03-09-2018

La revolucionaria idea premiada para derrotar al cáncer de una científica argentina

Daniela Valdés, egresada del Instituto Balseiro, ganó con otros tres colegas internacionales el primer premio de una competencia de proyectos científicos de posgrado para tratamientos experimentales utilizando altas temperaturas y magnetos contra esa enfermedad
Daniela Paola Valdés es la científica argentina premiada para trabajar en una nueva terapia contra el cáncer
Daniela Paola Valdés es la científica argentina premiada para trabajar en una nueva terapia contra el cáncer

"Mi investigación no está enfocada a ningún cáncer en particular, solo estudio la relajación magnética de nanopartículas y veo como al tener interacciones se podría lograr un mayor calentamiento en un tratamiento contra el cáncer a futuro".

Las palabras son de Daniela Paola Valdés egresada el año pasado de la Licenciatura en Física en el Instituto Balseiro y que actualmente cursa la Maestría en Ciencias Físicas en ese mismo instituto, dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).

La joven científica oriunda de Mar del Plata, tuvo la iniciativa en mayo pasado de contactarse con otros tres colegas para proponerles idear un innovador proyecto en conjunto: combinar dos tratamientos experimentales contra el cáncer.

 
Valdés es egresada el año pasado de la Licenciatura en Física en el Instituto Balseiro y cursa actualmente una maestría
Valdés es egresada el año pasado de la Licenciatura en Física en el Instituto Balseiro y cursa actualmente una maestría

El proyecto se llama "Terapia magnética combinada: un nuevo enfoque libre de medicamentos para el tratamiento del cáncer" y tiene como objetivo diseñar y poner a prueba la aplicación combinada de dos tratamientos experimentales contra el cáncer: uno se llama hipertermia, y el otro destrucción magneto-mecánica.

La revolucionaria idea de Valdés y de sus tres compañeros, la española Irati Rodrigo, de la Universidad del País Vasco, la inglesa Emma Welbourne y el estadounidense Michael Stanton, de la Universidad de Cambridge, fue presentada en junio durante una capacitación en magnetismo en San Francisco de Quito, Ecuador, organizada por la IEEE, la asociación internacional de ingeniería eléctrica más grande del mundo.

El proyecto resultó ganador y obtuvo un premio de 5 mil dólares. Tanto Valdés como su colega de España, Irati Rodrigo, trabajan en el campo de investigación de la hipertermia de fluido magnético. Este tratamiento experimental consiste en inyectar y localizar nanopartículas magnéticas en la zona tumoral. Luego, se aplica un campo magnético oscilante.

 
Los próximos pasos incluyen estudios en complejos laboratorios de Europa
Los próximos pasos incluyen estudios en complejos laboratorios de Europa

"Las partículas toman parte de la energía almacenada en el campo y luego pueden liberarla como calor. Si se aumenta la temperatura de la zona lo suficiente, por encima de los 40ºC, se puede lograr la muerte de las células cancerígenas", explica Valdés.

Por su parte, los otros dos co-equipers de este proyecto internacional, Emma Welbourne y Michael Stanton, trabajan en la Universidad de Cambridge en el tratamiento experimental de destrucción magneto-mecánica. El mismo consiste en ubicar partículas magnéticas con forma de discos en la zona del tumor y aplicar un campo magnético alterno de baja frecuencia.

"Esto genera un movimiento oscilatorio de los discos, que le transmiten una fuerza mecánica a la célula, pudiendo romper la membrana celular. De esta manera, se podría generar la muerte de las células cancerígenas 'pegándoles' con los discos", comenta la joven física.

Valdés comenta que el cultivo biológico en el que probarán la combinación de terapias experimentales estará compuesto por células cancerígenas de colon. Antes de aplicar los tratamientos, este cultivo será "alimentado" con nanopartículas magnéticas y discos.

 
Daniela Valdés forma parte del grupo de
 egresados del Instituto Balseiro en 2017
Daniela Valdés forma parte del grupo de egresados del Instituto Balseiro en 2017

"Para hacer eso, primero necesitamos 'sintetizar' o en otras palabras, formar esas partículas con tamaño nanométrico, o sea, muy pequeño", destaca la joven y comenta que ha estado sintetizando nanopartículas en el Laboratorio de Resonancias Magnéticas en Bariloche, con el investigador Enio Lima Jr como mentor. Mientras tanto, en Cambridge, sus co-equipers se han encargado de generar los discos que se utilizarán en la destrucción magneto-mecánica.

"Mi colega Irati, en España, realizará la parte más biológica. Esto es, le 'dará' las partículas al cultivo celular para ver como reaccionan. Una vez hecho todo esto, estaríamos en condiciones de aplicar los tratamientos", cuenta Valdés. Esta prueba se realizará a principios de octubre, en Leioa, España. Las expectativas del equipo apuntan a que las células que no mueran por la hipertermia puedan ser destruidas mecánicamente. "Esperamos que al combinar dos tratamientos ya existentes se pueda obtener uno más eficaz", agrega.

Ante la consulta de qué se trata el tema de su tesis de maestría, que está desarrollando en el Balseiro, en el Laboratorio de Resonancias Magnéticas con una beca de la CNEA, la joven física cuenta que su tema de investigación comprende simulaciones de arreglos de nanopartículas para utilizarse en hipertermia magnética.

 
Las tasas de supervivencia
 del cáncer aumentan cada año producto de los nuevos tratamientos
Las tasas de supervivencia del cáncer aumentan cada año producto de los nuevos tratamientos

Y agrega que continúa de esta manera su tema de tesis de grado: estudia las interacciones entre nanopartículas cuando éstas se ordenan en forma de cadenas y observa cómo influyen estas interacciones en el calentamiento que se podría lograr en un tratamiento por hipertermia. Su director de tesis es el doctor Emilio De Biasi, investigador del CONICET que realiza modelos y simulaciones en diversas áreas del magnetismo.

¿Cuáles son los siguientes pasos del proyecto internacional premiado?

Valdés viajará a mediados de septiembre a Inglaterra para reunirse con el resto del equipo. Allí realizarán estudios de microscopía en los laboratorios de la Universidad de Cambridge. Utilizarán un microscopio confocal y un otro que permite aplicar un campo magnético. "Los utilizaremos para ver si las diferentes partículas fueron incorporadas por las células o no, si están agrupadas o forman arreglos, entre otros aspectos", explica.

En octubre, el grupo de jóvenes investigadores viajará a España para continuar con la fase final del trabajo: "En Leioa vamos a aplicar ambos tratamientos a un cultivo de células in vitro de cáncer de colon. Allí hay un equipo para hacer experimentos de hipertermia desarrollado por mi colega Irati Rodrigo". Y en enero de 2019, tienen planeado presentar los resultados en la conferencia "2019 Joint MMM-Intermag" que se realizará en Washington D.C., en los Estados Unidos.

 
El cancer de mama es una de las principales razones por las que mueren miles de mujeres al año (Getty Images)
El cancer de mama es una de las principales razones por las que mueren miles de mujeres al año (Getty Images)

-¿Cuáles son en la actualidad los grandes desafíos de la hipertermia, que es el campo en el que estás investigando en Bariloche?

-El gran desafío es poder trasladar los resultados de tratamientos en agua o fantomas (arreglos experimentales que simulan ciertos tejidos u organelas) a tratamientos en seres vivos (por ejemplo ratas), donde la cuestión se vuelve aún más complicada. Para poder hacer esto hay que volver a los fundamentos físicos de la hipertermia y realizar un estudio sistemático del problema y todas sus variables. El tema de las interacciones es muy importante pues se ha visto que dentro de las células las partículas se aglomeran.

-¿Qué vinculación hay entre el citado proyecto internacional y tu tesis de maestría?

-El proyecto por el que fui premiada no tiene que ver directamente con mi maestría pues no vamos a hacer simulaciones ni trabajar específicamente con un arreglo de cadenas de nanopartículas, pero puede llegar a complementar la visión teórica-computacional de mi tesis de maestría con la parte experimental de la hipertermia. Es decir, la idea no es combinarlos, pero es muy bueno tener la oportunidad de hacer algo experimental sobre hipertermia, no quedarse solo con simulaciones.

-¿Cómo te sentís viviendo este presente?

– Estoy completamente agradecida con la Educación Pública, que me permitió aprender de excelentes maestros y profesores, para hoy trabajar en lo que me apasiona. La Educación Pública abre puertas.

Con información del Área de Comunicación del Instituto Balseiro

Científicos descubrieron cómo una comunidad de "hombres anfibios" desarrolló una inusual capacidad para bucear

Los bayao son conocidos como "gitanos del mar". Pueden nadar a profundidades impensadas por períodos de tiempo que desafían las leyes de la naturaleza. Expertos estudiaron sus órganos y hallaron la razón
 

Asentados principalmente en el Archipiélago de Joló, en lo que se designa como la Península de Zamboanga y Gran Manila, los bayao son un grupo étnico moro originario de la parte meridional de Filipinas, conocido por ser un pueblo marinero de tipo nómade.

 Play

Con el tiempo, este grupo étnico emigró a diferentes sectores del archipiélago malayo. Hoy está instalado principalmente al norte de Malasia, Indonesia y Brunéi debido a conflictos por la obtención de tierras.

Convertidos en verdaderos refugiados, que tuvieron por siglos prohibido tocar tierra, construyeron aldeas sobre el mar, pasan casi toda su vida sobre el agua y aseguran que pisar tierra firme hasta les genera mareos. Su nivel de aislamiento es tal que miden el tiempo por medio del movimiento de las mareas en vez de en horas y minutos.

 
 

Pero si hay algo que distingue a los bayao por sobre otras minorías de la región es su destreza natural para el buceo, dado que muchos logran descender hasta profundidades impensadas, cuando sus cuerpos se encuentran totalmente en estado de relajación.

Viven en botes o en chozas construidas sobre pilotes de madera en aguas poco profundas. Durante siglos han migrado en grupo y lograron sobrevivir gracias a una dieta compuesta casi enteramente por pescado, pulpo, langosta y mariscos, los que obtienen tras pasar aproximadamente el 60 por ciento de su jornada laboral bajo la superficie del agua.

Los niños, desde el momento en el que nacen, aprenden que su hogar es el mar. En vez de ir a la escuela para aprender álgebra o ciencia, se les da una red para que aprendan a pescar a bordo de botes construidos a mano. Sin Estado propio, los refugiados solo visitan tierra de forma breve para canjear lo que pescan por arroz, agua y otros productos básicos.

 

Siglos de práctica han hecho que tengan destacables habilidades a la hora de bucear, en muchos casos pudiendo descender hasta 70 metros y permanecer sumergidos por hasta cinco minutos. Sus herramientas para alcanzar semejante hazaña brillan por su simpleza. Tan solo una pesas improvisadas para contrarrestar la flotación y unas antiparras hechas de madera con lentes de vidrio de botella es lo único que necesitan los bayao.

 Nos fascinaba el hecho de que pudieran permanecer bajo el agua por tanto tiempo. Podía verlos literalmente caminar bajo el mar

También conocidos como "gitanos del mar", el pueblo de hombres anfibios ha fascinado a la comunidad científica durante décadas y recién hoy se pudo develar el porqué de su habilidad sobrehumana, que los emparenta más con las criaturas marinas de la zona que con otros seres humanos.

"Simplemente se sienten extraños en tierra", explicó Rodney C. Jubilado, antropólogo de la universidad de Hawaii, en diálogo con el periódico The New York Times. Criado en la isla Sámal en Filipinas, el catedrático tuvo su primera interacción con los bayao a muy temprana edad. "Nos fascinaba el hecho de que pudieran permanecer bajo el agua por tanto tiempo. Podía verlos literalmente caminar bajo el mar" agregó.

 

Hasta la fecha, muchos investigadores aseguraban que el pueblo que lleva aproximadamente mil años migrando en el mar, había logrado desarrollar, con el paso del tiempo, distintos rasgos genéticos que les permitieron adaptarse de forma destacable a su particular estilo de vida.

Pero un flamante reporte compartido en la publicación Cell, firmado por Melissa Ilardo y Rasmus Nielsen de la Universidad de California, ha logrado demostrar por primera vez con evidencia científica las razones detrás de su verdadero "superpoder". ¿Acaso la genética y anatomía de los bayao influye de alguna manera en su talento especial?

"Parecía la oportunidad perfecta para que la selección natural actuara sobre una población" explicó la doctora Ilardo.

 

Los expertos estudiaron el proceso que implica sumergir el rostro en agua fría y aguantar la respiración, lo que activa lo que se conoce como la "respuesta a la inmersión". Esto genera que el corazón disminuya su frecuencia cardíaca para conservar oxígeno, a la vez que redirecciona la sangre de los tejidos superficiales a los órganos más sensibles a la falta del elemento químico, como el cerebro, los pulmones y el mencionado corazón.

Al parecer, esto provoca una contracción en el bazo, un órgano que actúa como una reserva de emergencia de glóbulos rojos oxigenados, para que un mayor suministro de estas células se libere en el flujo sanguíneo. Ilardo viajó a Indonesia y reclutó a 59 bayao, dispuestos a dar sus muestras de saliva para analizar su ADN, además de someterse a un análisis ultrasónico de su bazos.

Con el objetivo de poder comparar los hallazgos con un pueblo similar. también se reclutaron 34 miembros de la minoría saluan, un pueblo íntimamente relacionado con los bayao pero que habita sobre tierra firme. Los resultados fueron asombrosos. El tamaño de los bazos de los bayao era, en promedio, un 50 por ciento mayor al de los saluan.

 

La diferencia no fue asociada a sus condiciones como buzos sino al particular linaje de los bayao, responsable por el mayor tamaño del mencionado órgano. Los resultados de los análisis de ADN arrojaron que una mutación en parte del genoma de los "gitanos del mar", responsable de regular la actividad de un gen asociado al control del flujo sanguíneo, hacía que la sangre fuese automáticamente enviada a los órganos que más lo necesitaban.

Otra mutación en un gen responsable de la producción de anhidrasa carbónica, una encima que desacelera la suba del dióxido de carbono en sangre, es responsable de un fenómeno asociado con los buzos extremos. Al momento de combinar todos los resultados, los investigadores llegaron a la conclusión de que la necesidad de recolectar alimentos a relativa profundidad llevó a dicha adaptación y evolución con el correr de los siglos.

En definitiva, ha quedado comprobado que el hombre es producto de su propia evolución, y no solo de la que tuvo lugar hace miles de años sino de adaptaciones mucho más recientes.

Infobae 21/02/2018

 

ES ARGENTINO, TRABAJA EN LA NASA, Y CREÓ UN "AUTO MARCIANO" QUE SUPERÓ TODOS LOS RÉCORDS

EL ROVER OPPORTUNITY CUMPLIÓ 5.000 DÍAS EN SUELO MARCIANO. CUANDO DEJÓ DE LA TIERRA, NÉSTOR KIRCHNER RECIÉN HABÍA ASUMIDO LA PRESIDENCIA. 20 de Febrero 2018
Es argentino, trabaja en la NASA, y creó un "auto
 marciano" que superó todos los récords
 
 

El rover de la NASA Opportunity (Oportunidad, en español) lleva ya más de 5.000 días recorriendo la superficie marciana. Específicamente, cumplió su día 5.000 el pasado sábado 17. Lo llamativo es que la organización espacial estadounidense esperaba que el robot durará apenas 90 días. Sin embargo, y gracias a una maniobra puntual, el vehículo superó el invierno marciano y ahora su vida útil no parece tener final cercano.

 
El rosarino estudió diseño industrial en Japón y diseñó la revolucionaria Flipboard en EE.UU.. Hoy, prepara y anticipa la llegada de los autos autónomos.
Infotechnology.com / Sebastián de Toma

Opportunity despegó de la Tierra el 7 de julio de 2003. Para contextualizar: el día anterior, en la Argentina, Boca y River habían festejado campeonatos: uno la Libertadores y el otro el torneo local. Y la noche del 7, el presidente Néstor Kirchner -que había asumido el 25 de mayo de ese año- era parte de su primera cena con las fuerzas armadas como primer mandatario.

El atardecer en Marte durante el día 4.999 del Opportunity. Fuente: NASA

Junto con el vehículo Oportunidad iba otro, su gemelo, el Espíritu (Spirit, en inglés). Ambos llegaron al planeta rojo en enero de 2004, en lugares opuestos. Los 90 días planeados para la misión no eran casuales: después de ese tiempo llegaría el duro invierno marciano. Justamente por eso, los ingenieros decidieron inclinar los rovers hacia el norte para que sea capaz de recibir la mayor cantidad posible de luz solar durante el invierno, que dura casi el doble que en la Tierra (porque el año marciano es 1,88 veces el terrestre).

Ambos rovers sobrevivieron el invierno. El Spirit, sin embargo, llegó hasta 2009, cuando se quedó sin dos de sus ruedas, que se quedaron en un obstáculo de arena y esto le impidió girar hacia el norte para continuar explorando.

 
Su proyecto busca democratizar e incentivar los diagnósticos médicos aprovechando los sensores de los teléfonos móviles.

Infotechnology.com / Martina Rua

El Opportunity, sin embargo, sigue adelante y desde hace varios meses está recorriendo el Valle de la Perserverancia. Todos los inviernos, pudo ubicarse de manera correcta para recolectar la energía solar necesaria para seguir sobreviviendo: de hecho, entre 2011 y 2012, durante 19 semanas no pudo moverse porque no había lugares cercanos para lograr la inclinación necesaria para recolectar energía.

 

El recorrido del Opportunity en el Valle de la Perseverancia. Fuente: NASA.

Hay otro vehículo en Marte, el rover Curiosity (Curiosidad, en español), pero este no depende del sol sino de un generador termoeléctrico basado en un radioisótopo.

Un enemigo mortal para el Opportunity es el polvo que puede situarse sobre los paneles solares y disminuir su eficacia. Si bien los vientos suelen limpiar los paneles, también puede ocurrir que una tormenta de polvo los inutilice por completo. Algo así ya sucedió en 2007 pero finalmente no fue fatal para el rover. La próxima tormenta tendrá lugar este año pero sus ingenieros son optimistas.

Al día de hoy, el rover en cuestión lleva 45 kilómetros recorridos y 225 mil fotos enviadas a la NASA.

 
Disc-jockey desde su adolescencia, creó Bandtrack.fm para musicalizar miles de lugares al mismo tiempo, cada uno con una playlist personalizada.

Infotechnology.com / Sebastián De Toma

La pata local

El ingeniero argentino Miguel San Martín, poco después de terminar el secundario, decidió ir a estudiar a los Estados Unidos y, en 1982, se graduó de la Universidad de Syracuse como ingeniero Electrónico. En 1985, obtuvo un Master en Ingeniería Aeronáutica y Astronáutica del Massachusetts Institute of Technology (MIT). “Vas construyendo de a un pasito por vez”, dijo San Martín durante la charla que mantuvo con INFOTECHNOLOGY hace poco más de un año. Y así fue: el siguiente “pasito” fue conseguir que lo contratara el Jet Propulsion Laboratory, el centro de la NASA que se dedica a la exploración planetaria.

 

Vista del Valle de la Perseverancia, tomada por el Opportunity justo antes de comenzar su recorrido. Fuente: NASA.

San Martín, de chico, seguía con mucha atención las misiones espaciales pero le interesaban especialmente las Apolo, que pusieron al primer hombre en la Luna, y las Viking, que lograron que la primera nave de origen terrestre se posara sobre Marte. De adulto, se dio el gusto de cumplir sus sueños. Primero, fue parte de las misiones Magallanes y Cassini, con destino a Venus y Saturno respectivamente. Luego, en 1993, fue jefe de Ingeniería del Sistema de Guiado, Navegación y Control de la misión Mars Pathfinder, que en 1997 se posó de manera exitosa sobre la superficie marciana, gracias al sistema de bolsas de aire que ideó San Martín y su equipo.

 
Emprendedor, primero, y evangelizador, después, sobre los beneficios de Bitcoin, lidera proyectos de alto impacto para verticales que experimentan con Blockchain.

Infotechnology.com / Florencia Pulla

Tras dos misiones fallidas a Marte, de las que el argentino no participó, fue convocado nuevamente para guiar, justamente, a los vehículos robóticos Spirit y Opportunity, que llegaron sin mayores inconvenientes al planeta rojo en enero de 2004. Y coronó su labor marciana en 2012, cuando el inmenso Curiosity, de casi una tonelada de peso, bajó seguro con la ayuda de una especie de helicóptero bautizado SkyCrane, diseñado por un equipo liderado por San Martín. “Junto con mi equipo definimos la arquitectura del sistema, después diseñamos el software, lo probamos y, finalmente, lo operábamos rumbo a Marte. Le tuvimos que buscar la vuelta a cómo lograr aterrizar el Curiosity”. Y agregó: “Tenés que poder utilizar a los ingenieros, darles la libertad, pero de vez en cuando, si no estaba de acuerdo, decía ‘bueno, muchachos, lo vamos a hacer así; yo sé que vos tenés otra opinión pero tiene que haber un solo cocinero en la cocina’”.

“A veces me olvido que somos parte de un club bastante pequeño que tenemos la oportunidad de aterrizar vehículos en otro planeta, una actividad un poco exótica”, reconoció.

 
Se trata de Germán Attanasio Ruiz y trabaja en IBM para hacer que Watson sea más accesible para quien desarrolla: crea API, demos y Apps de ejemplo.
Infotechnology.com / Sebastián De Toma

El próximo paso para la NASA, y para San Martín, es la misión Europa Clipper: despegaría en 2022 y sobrevolará la luna joveana del mismo nombre, tal como contó el argentino en la red social Twitter. El lugar no fue elegido de casualidad: el satélite es uno de los lugares del sistema solar en donde podría encontrarse vida extraterrestre (microbios, pero vida al fin). De hecho, este fue la parte central del argumento de la continuación de la popular novela 2001: Odisea del espacio, de Arthur C. Clarke (que tiene una versión cinematográfica dirigida por Peter Hyams y estrenada en 1984).

 
 
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO